Buscar este blog

martes, 17 de noviembre de 2020

Estéril

 ¿Qué esperan los que esperan?

¿Qué callan los que callan esperando que las sombras griten lo que sus almas negaron?

En medio de la hostilidad de las infortunadas mañanas que no tuvieron sol ni resolana, solo nubes grises que ni agua cargaban. En medio de eso, tu canto magistral basta a los pobres ciudadanos de ningún lado, que no conociendo felicidad reciben tu melodía como regalo del cielo.

En medio de eso te sientes rey, coronado por los ignorantes, bajo esas nubes, en un día sin sol. 

¿Qué esperan los que esperan? Sentados bajo los naranjos que no florecieron ese año. Sentados, casi felices, con tu música de dos tonos, monótona, pero que fluye por las calles desoladas de ese pueblo sin coraje. Tierra seca que recibe todo y tu llegas como enredadera. 

¿Qué callan los que callan en la mañana cuando se paran en la puerta con su mutismo selectivo, vista perdida y cerebro dormido?

¿Qué callan esos que gritan pero no hablan?

¿Qué callan los que no cantan? 

¿Qué callan los que se pierden por las calles que no tienen sombra? Pues buscan el sol y calor de los días lejanos. 

Pobres hombres de sombra, sin sol y sin lluvia. Sin nada.

Sin alma. 


Primavera en una ciudad extraña

 Y los cherry blossoms despertaron, con el sol de marzo, con mañanas aún frías, con esa humedad parecia a mi tierra, que aunque es árida aún...