Buscar este blog

jueves, 25 de junio de 2020

Chinita

Chinita,
el cielo nocturno con su cielo estrellado,
presumiento su hermosura,
te cubre,
es la protección que necesitas,
él cambia con el caminar del sol,
no tengas miedo de cambiar tu.
Pero no extrañes lo que ves,
eso volverá a tus ojos...
es el ciclo, la espiral,
es el ciclo que no acaba.

Dichosa Chinita que vives en el monte,
descalza,
sin temores,
alma diurna,
que ironía que ames la luna,
la obsesión por el misterio,
por la oscuridad que se te ofrece
como bosque no explorado,
esa oscuridad de la noche,
femenina y salvaje,
mujer abstracta que te enseña sin hablar,
oscuridad celosa del sol y de la luna,
que solo con su luz te puede mirar.

El cielo nocturno es tu manta,
Chinita descalza,
que te cubre mientras la oscuridad te canta,
escucha con atención,
pues es una lengua ignorada...
escucha con el alma...

Dichosa Chinita que tienes alma,
coraje y voz para gritar,
sigue la espiral, Chinita,
danza al caminar,
vibra y esto no terminará,
vibra y haz tu luz
para iluminar el monte,
que de oscuridad ya tuvo mucho,
pues alma diurna eres,
no te acostumbres mucho a la noche.




Primavera en una ciudad extraña

 Y los cherry blossoms despertaron, con el sol de marzo, con mañanas aún frías, con esa humedad parecia a mi tierra, que aunque es árida aún...