Buscar este blog

lunes, 20 de abril de 2020

Ojalá by Silvio Rodríguez


A los conocedores de música, de trova, no tengo que presentarles esta pieza del legado hispano, Ojalá habla por sí sola, se introduce por sí misma, como la obra más emblemática del cubano Silvio Rodríguez.

Hay un video de Silvio cantando en vivo esa canción con camisa azul, al aire libre, hasta puedes sentir la brisa fresca, y ahí esta su voz que articula palabras acompañadas solo por su guitarra. Que voz la de Silvio. Ese lugar es donde quiero estar a veces, presenciando a ese cubano tocar la guitarra de esa manera tan sublime y magistral como pocos saben hacerlo.

Compuesta en 1969 pero publicada en 1978 en su álbum “Al final de este viaje”. Sobre la letra y sus metáforas ininteligibles mucho se ha dicho. Quizá uno de los detalles que más controversia ha causado, ni siquiera es sobre la interpretación sino sobre un aspecto fónico y este es el verso “disparo de nieve” para los que muchos alegan que originalmente es “disparo de nievi”. Los defensores de esta última versión se apegan a que en la grabación original se puede escuchar claramente la palabra “nievi” mientras que en los sitios oficiales la letra de la canción contiene la palabra “nieve”.

Nievi son unos famosos y viejos rifles con los que se entrenaban todos los jóvenes cubanos que hacían el servicio militar, hay que señalar que el propio Silvio vivió esa experiencia. Pero otros argumentan que Nievi es el alias de Vasili Grigórievich Záitsev, famoso por ser uno de los francotiradores más destacados del ejército rojo.

Y ni que decir de los que piensan que la canción va dedicada a Fidel Castro y otros hasta dicen que a Kennedy. De las únicas dudas que Silvio aclaró al respecto fue sobre su fuente de inspiración.

“Ojalá, yo la compuse a una mujer que fue, podríamos decir, mi primer amor. Fue un amor que tuve cuando estuve en el ejército, haciendo mi servicio militar. La conocí cuando tenía 18 años, fue mi primer amor importante en el sentido de que fue el primer amor que me enseñó cosas. Era una muchacha mucho más evolucionada que yo, mucho más inteligente, más culta. Me enseñó, por ejemplo, a César Vallejo. Después nos tuvimos que separar, estaba estudiando medicina y en fin, no le cuadró. No sé por qué estudió medicina, cosa loca de ella, en realidad siempre fue de letras. Después estudió letras, se fue a su pueblo Camagüey, a estudiar eso y yo me quedé solo aquí en La Habana, totalmente desolado. Pasaron los años y el recuerdo de aquel amor tan bonito, tan productivo, tan útil (ojo, no confundir con utilitario), enriquecedor, de aporte a uno… pues, estaba obsesionado yo con esa idea. Y porque fue un amor frustrado, tronchado por las circunstancias, por la vida, no fue una cosa que se agotara, pues se me quedó un poco como un fantasma y por eso compuse esta canción en un momento quizás de delirio, de arrebato, de sentimiento un poco desmesurado: ojalá esto, ojalá lo otro…”

Me hizo mucha resonancia lo que Silvio dijo sobre “un amor tan productivo, tan útil, enriquecedor, de aporte a uno”. Pocos amores hay que dejan en ti un aporte de esa magnitud, darte a un grande, a César Vallejo, este blog no es de amor ni de cátedras de relaciones, pero que pocas relaciones nos traen arte hoy en día.

Ojalá que fue escrita para una chica llamada Emilia, mientras Silvio estaba en altamar. Quizá quería regresar a tierra y que de verdad ese recuerdo de ella se hubiera borrado de su mente, ojalá, si Dios quiere, por su origen del árabe, “si Dios quiere que pase algo que te borre de pronto”.

Con que desespero quería olvidarla, toda la canción es un vaivén de cordura e incertidumbre, cada frase tiene una intensidad como para buscarle significados y contextos según el día y la hora. "Ojalá que no pueda tocarte ni en canciones", remata al final, como si para él ya no fuera tolerable más ningún tipo de contacto con esa mujer que lo inspiró pero que lo llevó a vagar por la agonía del abandono y desamor al grado de escribir esta sublime e indescriptible canción.

Cansados de tanta recopilación de reseñas para tratar de ponerle nombre a lo que Silvio quiere decirnos con Ojalá, nos vamos a limitar a lo que humanamente podemos, oírla, saborearla y dejarnos envolver con el misterio.

Ojalá más Emilias vengan a la vida de trovadores, tendremos música hasta el fin de los días.


1 comentario:

  1. Wow que bonito!
    Ese amor tan intenso Habra sido recicopro?
    Emilia te perdiste de un buen amor.

    ResponderBorrar

Grande

Grande cuando cantas y haces esa magia que perdura para siempre, brincando de mente en mente, resonando bajo los mas hermosos atardeceres qu...